viernes, 6 de marzo de 2015

"LA IGNORANCIA ES MUY ATREVIDA"

" La ignorancia es muy atrevida" me decía mamá cada vez que escuchaba a alguna persona emitir un prejuicio.

Siempre supe que tenía razón pero de alguna manera no había podido comprobarlo...hasta hoy.

Hoy que me enfrenté a tu juicio despiadado "mamá-que-no-amamantó-porque-su-leche-no-servía", eres una mujer adulta, mucho mayor que yo, tus hijos son mayores que yo incluso y no tuviste reparo en decir que estaba mal por seguir amamantando a mi niño de 15 meses, que le estaba haciendo un daño, a propósito según tú.

Tal vez no debería escribirte esto, pero me siento obligada moralmente a compartirlo, porque sé que hay muchas como tú, que atacan a mamás como yo creyendo que tienen la autoridad moral para hacerlo, como si tal cosa existiera. Así que vengo a decirte lo que no sabes:

No sabes lo difícil que fue para mí (como para tí) amamantar en un principio, el dolor que pasé, las horas eternas sin dormir y sintiéndome ajena a mí misma, llena de dudas y temores de estar haciéndolo todo mal.

No sabes cuánto dolió tener que volver al trabajo y dejar un pedacito de mi corazón en casa, y lo único que me hacía sentir un poco mejor era saber que lo estaban alimentando con MI leche y que de alguna manera yo estaba ahí dándole lo que necesitaba.

No sabes el trabajo que implicó continuar mi producción de leche con un horario de trabajo complicado y tan poco apoyo a la lactancia en este país. No sabes que incluso cambié de trabajo.

No sabes que investigué, y mucho, en fuentes confiables sobre las ventajas que tenía la Lactancia Materna para mi hijo y para mí. Y que a pesar de eso, hubo muchas dudas que surgieron, y aún surgen a lo largo del proceso.

No sabes, la de veces que "tuve" que dar explicaciones a las personas que cuestionaban mi decisión de amamantar, con la esperanza de que algo les quedara y apoyaran a otras mamás como yo.

No sabes que me cansé de dar explicaciones y por eso sólo te tocó a tí una sonrisa y mi silencio.

No sabes, que aún con todo eso, jamás se me ha escuchado decir que soy mejor que una madre que no amamanta, o que ella está haciendo algo mal, o que debería hacer tal o cual cosa. Al contrario, he tratado siempre de ofrecerles mi ayuda.

No sabes que no estoy sola en este camino, que tengo la bendición de haber encontrado una tribu de mamás que me respalda y comparte su experiencia. Que comprenden de lo que se trata y no me juzgan como tú.

Pero por encima de todas las cosas, no sabes lo maravillosa que puede llegar a ser la experiencia de la lactancia, y más aún con un niño tan amoroso como el mío, no sabes que su sonrisa y sus besos pagan todo el cansancio y dificultades que he enfrentado para amamantarlo. No lo sabes porque no lo viviste, te faltó información, apoyo, tenacidad o qué sé yo. Y ahí soy yo quien siente compasión por tí, porque tu experiencia desagradable te lleva a emitir juicios sobre algo que desconoces, porque después de todo...

LA IGNORANCIA ES MUY ATREVIDA.

1 comentario:

  1. Deseo que montones te lean para que sepan que no tiene que ser como los demás dice que debe ser, sino como tu corazón de madre te dice. Procuramos lo mejor para nuestros hijos y a veces es difícil con LA IGNORANCIA opinando por todos lados (justo ayer, cuando amamantaba a mi peque de 16 meses alguien me dijo: lo estás haciendo mañoso!) Pero cuando estás informada y convencida puedes lograrlo.
    En hora buena!!! :*

    ResponderEliminar